El elefante encadenado

“Quien aprende de sus caídas, no se ha equivocado” Chamalú

Os transcribo también el cuento, para aquellos que prefieran leer o no puedan ver un vídeo.

EL ELEFANTE ENCADENADO

Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. Me llamaba especialmente la atención el elefante que, como más tarde supe, era también el animal preferido por otros niños. Durante la función, la enorme bestia hacía gala de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales… Pero después de su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba una de sus patas. Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en el suelo. Y, aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la estaca y huir.

El misterio sigue pareciéndome evidente. ¿Qué lo sujeta entonces? ¿Por qué no huye? Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los mayores. Pregunté entonces a un maestro, un padre o un tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado. Hice entonces la pregunta obvia: «Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?». No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.

Con el tiempo, olvidé el misterio del elefante y la estaca, y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho esa pregunta alguna vez. Hace algunos años, descubrí que, por suerte para mí, alguien había sido lo suficientemente sabio como para encontrar la respuesta: El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño. Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que, en aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y, a pesar de sus esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él. Imaginé que se dormía agotado y que al día siguiente lo volvía a intentar, y al otro día, y al otro… Hasta que, un día, un día terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque, pobre, cree que no puede. Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo. Jamás, jamás intentó volver a poner a prueba su fuerza…

Elefante-encadenado1

Vivimos creyendo en el “no podemos” simplemente porque alguna vez, antes, cuando éramos chiquitos, alguna vez probamos y no pudimos. Hicimos entonces lo del elefante: grabamos en nuestro recuerdo el “no pude…no puedo y nunca podré”. Hemos crecido portando ese mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y nunca más lo volvimos a intentar.

De vez en cuando sentimos los grilletes, hacemos sonar las cadenas o miramos de reojo la estaca y confirmamos el estigma : ” no puedo y nunca podré ” Vivimos condicionados por el recuerdo de otros, que ya no somos y no pudieron.

Tu única manera de saber, es intentar de nuevo poniendo en el intento todo tu corazón…TODO TU CORAZÓN”.

Jorge Bucay

Este cuento refleja un proceso psicológico que se llama Indefensión Aprendida. La Indefensión Aprendida es un aprendizaje (valga la redundancia) a comportarnos de manera pasiva ante una situación, basándose en la creencia de que no somos capaces o que no podemos hacerlo.

La Indefensión Aprendida aparece cuando nos enfrentamos de manera reiterada a una situación sin éxito alguno. Como el caso del elefante y la estaca, nos sucede a nosotros en muchos aspectos de nuestra vida. El problema se halla en la creencia que se genera de esta situación.

Las creencias son una percepción subjetiva de nosotros mismos o de una situación que consideramos como verdades incuestionables y que condicionan nuestras acciones.

El problema no son las creencias en general, sino las creencias limitantes como la que vemos reflejada en el elefante.

El proceso para conseguir liberarnos de esta situación es identificar estas creencias y cuestionarlas, puesto que están formadas en un momento determinado y con unas circunstancias.

Gato-en-el-espejo

Además, a lo largo de los años vamos evolucionando y creciendo como personas, por lo que estás creencias en la mayoría de los caso se habrán quedado obsoletas y habrá que modificarlas o borrarlas, ya que no cumplen la función requerida y nos impiden avanzar en nuestra vida.

Lo mejor para modificarlas es enfrentándonos a ellas, viéndonos competentes de hacer aquello que creemos que “no somos capaces”.  Podemos empezar con pequeños retos para ir motivándonos y aumentando nuestra autoestima, y sobre todo para darnos cuenta de que lo que creíamos no corresponde con la realidad.

Para aquellos que quieran conocer más sobre este tema os dejo un TED TALK en español con experimento psicológico incluido, así que no dudéis en verlo.

 

Muchísimas gracias por leer y hasta la próxima semana!!!

Anuncios

Cómo utilizar el lenguaje corporal

“La cara es la imagen del alma” Cicerón

Una vez conocidas las emociones y cómo se manifiestan en nuestro lenguaje corporal, vamos a dar un paso más y conocer cómo nuestro lenguaje corporal afecta a nuestras emociones.

Empezaré con un poco de teoría:

Como hemos visto en el post anterior, las emociones se expresan en la cara. Sin embargo, ahora quiero dar un paso más y ver como modificando nuestra expresión facial podemos modificar nuestra experiencia emocional. Lo podemos ver de forma gráfica en este esquema:

Diapositiva1

Recientes estudios apoyan esta reciprocidad entre la expresión facial y la experiencia emocional, de tal modo que podemos llegar a modificar una emoción simplemente a través del lenguaje corporal.

Por ejemplo, si forzamos una sonrisa a pesar de que estemos experimentando emocionalmente tristeza, nos vamos a sentir anímicamente mejor.

sonrisa

Asimismo, mantener una posición erguida, de tal forma que la barbilla quede en ángulo recto y los brazos sueltos, mejorará nuestra emoción. Esta postura la debemos de practicar día a día, por ejemplo cuando nos levantamos por la mañana o en cualquier momento en el que nos demos cuenta de que nos estamos encogiendo, de manera que así mejoraremos nuestra experiencia emocional.

posrura-erguida

Además, estas dos conductas nos harán encontrarnos más atractivos, incluso en el segundo caso parecerá hasta que hemos crecido. En definitiva, nuestra experiencia emocional será mucho más positiva y enviaremos una información más agradable de nosotros mismos.

Esto puede resultar realmente útil en algún momento en el que queremos mostrar nuestra mejor cara, como en una entrevista de trabajo o en una cita especial.

Pero no siempre para encontrarnos mejor hay que utilizar estas técnicas. Muchas veces lo mejor es expresar una emoción. Otras veces, por ejemplo cuando estamos tristes, el llanto tiene dos funciones muy importantes:

  • Manifiesta la tristeza
  • Ayuda a pedir apoyo, consuelo a nuestros seres queridos.

Además el llanto nos ayuda a liberar estrés, y evitar así caer en la ansiedad y la depresión.

Estas técnicas hay que utilizarlas dependiendo del contexto en el que nos encontremos. Como he dicho antes, hay veces que tenemos que mostrar nuestra mejor cara para conseguir nuestro objetivo. En cambio otras veces, cuando estemos rodeados de nuestros seres queridos o tengamos un momento de intimidad, lo mejor es expresarlas para liberarnos de ellas.

Espero que os haya gustado, muchísimas gracias por leer!!

Hasta la próxima semana!!!

EL LENGUAJE CORPORAL Y LAS EMOCIONES

Una vez conocidas las principales emociones en nuestras vidas (post anterior) pasemos a conocer una herramienta que nos permita identificar qué sienten los demás y qué sentimos nosotros en un determinado momento.

El primer paso para poder trabajar con las emociones es identificarlas. Uno de los mecanismos para esto es la comunicación no verbal, pues no sólo nos comunicamos a través de las palabras, sino que también a través de nuestros gestos, posturas, tono de voz…

lenguaje corporal

Muchas veces la comunicación no verbal nos informa acerca de la emoción que estamos sintiendo y, en otras ocasiones, nos alerta de una incongruencia entre el mensaje que escuchamos y aquellos gestos que nos muestra la otra persona, y es en estos casos cuando solemos fiarnos más de lo que nos dicen los gestos.

De todas las formas de comunicación no verbal que tenemos, en este post me voy a centrar en el lenguaje corporal.

El lenguaje corporal no es una ciencia exacta, ya que un mismo gesto puede interpretarse de diferentes maneras dependiendo del contexto. Pero sí podemos decir que hay señales que son comunes a todos.

Es muy importante tener nociones de lenguaje corporal para poder cambiar la información que transmitimos en contextos en los que no es apropiado.

Por ejemplo, en una entrevista de trabajo, no es conveniente transmitir mucho nerviosismo pues puede interpretarse como inseguridad. Lo mejor en estos casos es mantener una postura erguida y hacer respiración abdominal, ya que sin duda nos tranquilizaremos y daremos una visión más segura de nosotros mismos. Este truquito lo he practicado en numerosas ocasiones, y realmente ayuda.

Otra ocasión en la que se ve clara la comunicación mediante el lenguaje corporal es cuando uno se siente observado o directamente lo están observando. Seguramente sentiremos timidez o vergüenza, lo que genera torpeza (¿os acordáis de Steve Urkel, el patoso más famoso de la televisión de los 90?jeje). Esta torpeza también se ve cuando simplemente tenemos timidez, sin necesidad de ser observado.

steve urkel

El lenguaje corporal de cada una de las emociones la podemos ver de manera clara en la película Inside Out.

Alegría tiene una expresión facial sonriente, en la que se marcan las temidas patas de gallo. En cuanto a la postura corporal es erguida y abierta.

alegria

Tristeza está encogida, con una postura cerrada y agachada. La expresión facial es seria, con las comisuras de los labios un poco hacia abajo.

tristeza

Ira: tiene el ceño fruncido y los labios apretados. Mira directamente al objetivo.

ira

Con estas pequeñas nociones, ya conocemos algo más del lenguaje corporal.

Tenemos que recordar siempre que dependiendo de que expresión facial o postura tengamos enviamos una información u otra.

Esto también va a ser muy importante a la hora de modificar una emoción que no es adecuada en un determinado contexto, pero para esto necesitamos profundizar más sobre el tema.

Para aquellos que os interese indagar un poco más, no os perdáis este TED Talk de Amy Cuddy. Es psicóloga social, profesora de Harvard e investigadora de diferentes ámbitos de psicología social, entre otros la comunicación no verbal. (Está en inglés con subtítulos en español para que no os perdáis detalle)

El próximo post será una continuación de este y veremos en qué nos puede ayudar el lenguaje corporal.

Muchas gracias por leer y no os perdáis el post de la próxima semana!!!!

CONOCIENDO LAS EMOCIONES

del reves

No habría mejor manera de introducir las emociones, así como el papel que desempeñan en nuestra vida y en nuestros recuerdos, que con la película de Pixar “Del Revés (Inside out)”. Me encantan las pelis de dibujos animados y si además trata sobre las emociones, mi campo, todavía más.

Comencemos con la película. Riley una niña de 11 años de Minnesota se muda a San Francisco y en el proceso de adaptación a la nueva ciudad, las emociones van a jugar un papel muy importante, por lo que empecemos presentándolas:

alegria

Alegría: es la primera emoción que nos presentan, de hecho, es nuestra primera emoción al nacer. Alegría atrapa con su energía positiva, su decisión a la hora de conseguir un objetivo y su capacidad para que intentemos estar contentos. Al principio tiene el control sobre la situación, de manera que Riley es feliz y sus recuerdos son alegres.

tristeza

Tristeza: es un personaje azul, depresivo, que sólo ve el lado malo de las cosas y que nos llega a absorber la energía. No sabemos muy bien cuál es su papel aquí, aparte de entorpecer al resto de emociones, especialmente a Alegría.

miedo

Miedo: es una emoción muy temerosa, prudente y que nos alerta de los peligros externos para protegernos.

ira

Ira: aparece un personaje rojo, que cuando se “calienta” le sale fuego de la cabeza. Ira domina y atrapa cuando aparecen las frustraciones, en aquellos momentos en los que a Riley no le salen las cosas bien y quiere volver a Minnesota.

asco

Asco: aparece en un papel secundario, como sabemos es aquella emoción que nos “activa” cuando algo nos resulta repugnante, en el caso de Riley, el brocoli.

alegria y tristeza

Las emociones protagonistas son Alegría y Tristeza. Alegría ve todo de manera positiva, e intenta que nuestra protagonista sea feliz y siga teniendo ilusión, a pesar de cambiar de casa, de ciudad, de amigos… En cambio Tristeza le dificulta la tarea, viendo el lado negativo, cambiado la emoción de los recuerdos, y haciendo llorar a Riley en el primer día en su nuevo colegio. Alegría intenta por todos los medios que este recuerdo no se quede grabado, por lo que aquí comienzan su aventura Alegría y Tristeza, dejando el mando al resto de las emociones.

En su hazaña por volver al centro de control, van conociendo las diferentes partes del cerebro y de la mente humana: la memoria a largo plazo, el inconsciente, el pensamiento abstracto, la producción de sueños… También se encuentran con el amigo invisible de Riley, Bing Bong, el cual les ayuda a encontrar el camino de regreso.

tristeza y bing bong

Uno de los momentos en los que empezamos a entender la importancia de la tristeza es cuando  Bing Bong se da cuenta de que Riley se quiere olvidar de él. Alegría toma su papel y explica que no hay tiempo para eso, que en cuanto vuelva se va a encargar de que Riley le recuerde. Pero Tristeza, entra en acción, empatiza y se da cuenta que hay que parar y escuchar para poder aceptar aquello que nos va a pasar, y podamos seguir adelante para conseguir el objetivo. Desde este instante Alegría se sorprende al ver el importante papel que tiene Tristeza.

Otro de los momentos en lo que nos muestra la importancia de la Tristeza, es cuando Alegría ve un recuerdo triste de Riley en el que pide ayuda. Aquí vemos la necesidad de la Tristeza a la hora de pedir ayuda y conseguir el respaldo de los demás.

Es una película muy divertida, con ciertos tonos de humor en los que no podrás contener la carcajada. Nos ayuda a entendernos mejor y comprender nuestras reacciones. Nos damos cuenta de la importancia que tiene cada una de las emociones, aunque a veces no nos gusten, pero todas en su justa medida son imprescindibles.

Solemos huir de la Tristeza y la rechazamos pensando que es una emoción que nos paraliza y nos hace ser  menos atractivos. La realidad es que tiene un papel esencial en nuestras vidas: nos ayuda a aceptar situaciones difíciles y a pedir ayuda en momentos en los que requerimos más apoyo. La Alegría y la Tristeza son decisivas y pese a lo que podamos pensar, van de la mano. Sin Tristeza no tendríamos Alegría y viceversa. Son el yin y el yang de las emociones: sabiendo gestionarlas de la forma correcta conseguiremos el tan ansiado equilibrio emocional.

Muchísimas gracias por leer, y si no habéis visto la peli, no dudéis en verla!