El árbol de los problemas

Si tienes un problema que no tiene solución, ¿para qué te preocupas? Si tiene solución, ¿para qué te preocupas? (Proverbio chino)

 

 

(Lo transcribo para aquellos que no puedan ver el vídeo o prefieran leer, no os olvidéis de la reflexión más abajo)

El carpintero que había contratado para que me ayudara a reparar una vieja granja,  acababa de finalizar un duro día trabajo. Su cortadora eléctrica se estropeó y le hizo perder una hora de su trabajo, y su antiguo camión se negaba a arrancar. Mientras lo llevaba a su casa, se sentó en silencio.

Una vez que llegamos, me invitó a conocer a su familia. Mientras nos dirigíamos a la puerta, se detuvo brevemente frente a un pequeño árbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos.

Cuando se abrió la puerta, ocurrió una sorprendente transformación: su bronceada cara estaba con una inmensa sonrisa. Abrazó a sus dos pequeños hijos y le dio un beso a su esposa. Posteriormente, me acompañó hasta el coche. Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le pregunté acerca de lo que le había visto hacer un rato antes.

        ¡Oh! Ese es mi árbol de los problemas -contestó-. Sé que no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero una cosa es segura: los problemas no pertenecen a la casa, ni a mi esposa ni a mis hijos. Así que, simplemente, los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego a casa. Luego, en la mañana, los recojo otra vez. Lo divertido es –dijo sonriendo- que cuando en la mañana a recogerlos, ni remotamente hay tantos como los que recuerdo haber colgado la noche anterior.

(Jorge Bucay)

Muchas veces salimos del trabajo después de una mala jornada y con muchos problemas sin resolver. A esto, hay que añadir la situación económica por la que estamos pasando, como el hecho de tener un contrato temporal o ver que la empresa no va bien. Esta incertidumbre sobre el futuro puede aumentar nuestro malestar.

Me imagino que esta situación os resulta muy familiar, ya que en numerosas ocasiones estos problemas nos impiden disfrutar de nuestros seres queridos o de momentos de relax o, incluso peor, estamos pagando nuestros problemas laborales con alguien que no tiene la culpa.

También nos puede suceder que no podemos conciliar bien el sueño, pues no dejamos de dar vueltas en la cabeza a estas dificultades, y además, por la noche todo se ve más “negro”.

cuelga tus problemas

Seguramente muchos de vosotros no tendréis un árbol en vuestra casa en el que colgar los problemas, pero eso no es excusa para no dejar los problemas a un lado.

Aquí os expongo un método para poder lidiar con esta situación, sobre todo en aquellas épocas de más estrés laboral:

–     Hacer una lista de los problemas surgidos que no hayamos resuelto. Al escribirlos  los iremos sacando uno a uno y evitaremos el amontonamiento de pensamientos en la cabeza.

–      Una vez escritos veremos que no son tantos, y seguramente la mayoría se solucionarán sin problemas.

–      Con la lista escrita, hacemos un acto simbólico sacando los problemas de la cabeza y  dejándolos en la libreta. Así sabemos dónde los tenemos para al día siguiente (no se van a ir a ningún sitio) recuperarlos y poderlos solucionar en la jornada laboral. Paradójicamente serán más livianos y fáciles de resolver.

libreta-lapiz

No consiste en poner la mente en blanco, sino en aparcar los problemas durante un rato y volveros a retomar en el momento adecuado. Por la noche, en la cama, es difícil que podamos dar una solución a ese problema. En cambio, a la mañana siguiente en la oficina tendremos las herramientas para resolverlo.

Como veis la pre-ocupación (lo pongo así para que entendamos mejor la palabra) tiene su parte positiva, pues nos hacemos responsables de esa situación. El problema está cuando la pre-ocupación afecta a otros ámbitos de la nuestra vida o nos quedamos en la pre-ocupación y no nos ocupamos del problema.

¿Vosotros tenéis algún otro truco para desconectar de los problemas durante un rato?

Muchísimas gracias por leer y nos vemos la próxima semana!!!

Anuncios

9 comentarios en “El árbol de los problemas

  1. Muy buen post, de los mejores que he leido y el vídeo con muchos matices y precioso.
    Mis trucos? Dejar los problemas en el felpudo antes de entrar a casa y si entran nada mejor que un buen libro, música o un baño. Incluso correr para descargar tensiones.

    ¡Hasta la próxima semana!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s