SALIR DE LA ZONA DE CONFORT ¿SI O NO?

El secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere sino en querer siempre lo que se hace” (León Tolstoi)

Hoy os traigo un artículo un poco controvertido. Sé que me meto en un terreno pantanoso pero, al fin y al cabo, uno de los objetivos de mi blog es dar mi opinión sobre ciertos temas. Espero explicarme bien y hacerme entender y, si no lo hago, estoy dispuesta a resolver todas vuestras dudas.

Os voy a hablar de la “maravillosa” receta que veo en todas partes para cambiar tu vida: ¡sal de tu zona de confort! Me imagino que muchos de vosotros habréis leído algún artículo o habréis visto algún vídeo. Para aquellos que no, os dejo este enlace:

El vídeo está muy bien, es muy motivador y estoy segura de que a la mayoría os ha encantado. He de confesaros que a mí cuando lo vi también me gustó.

Es curioso como este tipo de prescripciones aparecen en un momento muy complicado en España, en el que seguramente nuestra situación no dependa del todo de nosotros.

Empezaré por lo que yo entiendo como “zona de confort”. La zona de confort o zona cómoda es un sitio en el que te encuentras bien y seguro, en el que no arriesgas porque estás contento con lo que tienes (trabajo, pareja…) entonces ¿por qué recomendarte que salgas? ¿por qué  te dicen que tus sueños están fuera? Además en cuanto salgas, la nueva zona puede que se convierta again en tu zona de confort y ¿habrá que volver a salir? Siempre queriendo más de lo que se tiene, o pensando que lo que hay fuera es mejor. Yo creo que  esta forma de pensar sólo nos llevará a la insatisfacción constante.

Pero quiero que entendáis bien lo que os quiero decir. Con la frase que comienzo el post tampoco me refiero a conformarnos, pero hay que saber diferenciar ya que muchas veces no se puede hacer lo que  se quiere (y más en la situación que está el mundo actualmente), y es entonces cuando hay que querer lo que se tiene, saber sacarle el lado positivo y aceptar lo negativo, porque al final eso es la vida ¿no?

Para mí la zona de confort no es que tu jefe te grite en el trabajo o que seas infeliz al lado de tu pareja, porque de zona cómoda creo que tiene poco. En estos casos estamos ante situaciones en las que estás mal y hay que hacer algo, por lo que llamémosla zona de desconfort o zona incómoda.

Cuando estamos mal en una situación, hay que diferenciar si lo que nos hace estar mal está fuera o dentro de nosotros.

Si está dentro de nosotros, lo más seguro es que lo que nos asfixia dentro de nuestra zona cómoda nos va a asfixiar incluso más fuera de ella. Si lo que nos hace estar mal está dentro de nosotros, no va a cambiar porque cambiemos nuestro entorno, hay que tenerlo claro. De hecho, en muchas situaciones en las que la persona está mal y acude a un psicólogo, una de las primeras pautas es que se apoye en su familia y en su amigos. En estos casos, se recomienda afrontar la situación sobre un terrero firme, sin mucha incertidumbre, pues nos ayuda a recuperarnos mejor y más rápidamente. También desde esta zona se puede aprender, no es necesario salir de ella para gestionar ciertos temas. En cambio, si nos vamos de aquí, es probable que se acuse más el problema y que estemos peor que antes. El hecho de estar mal puede englobar muchas cosas: ansiedad, depresión creencias limitantes, falta de autoestima… Todas ellas creo que se deben afrontar desde una zona cómoda. Quizá en muchos casos, afrontados estos problemas, se vea que nuestra zona es la que queremos y que no necesitamos cambiar.

Cualidades-que-debe-tener-con-quien-te-casarás-13Hay que recordar que fuera de nuestra zona de confort pueden estar nuestros sueños, pero también nuestras frustraciones (y estas se pagan muy caras cuando una persona está mal). Si nos encontramos mal, nuestra tolerancia a la frustración y a la incertidumbre es más pequeña y puede que no seamos capaces de enfrentar los vaivenes de nueva nuestra zona. Lo siento por todos los gúrus, pero yo lo veo así.

Muchas veces el problema puede estar en nuestra zona de desconfort. Pongamos como ejemplo que nos hagan bullying en el trabajo. Es un caso que, por desgracia, he visto de cerca. En la situación en la que estamos ahora y teniendo una familia a cargo, uno no puede dejar el trabajo. Además, es mujer y tiene 40 años, a pesar de ser una profesional excelente ¡cualquiera la contrataría! Ella conoce bien el tema de las contrataciones. Este abuso que se produce en muchísimos sitios por desgracia, consigue que te quedes sin autoestima, que dudes de ti y que no te veas capaz de nada. Ya no por la edad que tiene, una persona con una autoestima baja es dificil que sea contratada. Entonces, en un caso así ¿qué hacemos? ¿Recetamos gratuitamente que se arriesgue a salir de su zona de confort o desconfort? ¿Le decimos que lo que tiene que hacer es salir de allí como si no se hubiera dado cuenta, sin entender que no puede? ¿Le reprochamos que qué hace ahí? O en cambio, ¿la apoyamos? ¿intentamos que vea que el problema lo tienen otras personas y que se sienta más segura de sí misma? A veces es más útil apoyar y no juzgar. Quizá así pueda ver otra parte y aguantar esta situación de otra manera, hasta que encontremos un salida. No se puede arriesgar a quedarse sin trabajo con hijos.

Sé que es un caso un poco extremo, pero muy real y que por desgracia le pasa a muchas mujeres en España cuando tienen hijos.

Pero la teoría de salir de la zona de confort también tiene su aplicación y funcionamiento en otras situaciones. Por ejemplo, cuando una persona está bien y quiere cambiar un aspecto concreto de su vida. En este caso, es muy probable que tenga que modificar ciertas conductas que impidan ese cambio que está buscando.

Para que realmente sea útil esta teoría creo que la persona tiene que estar preparada y tener un plan de acción.

descarga

Recomiendo utilizar estas pautas:

– Fijar un objetivo dividido en pequeñas metas que sean realistas y que podemos cumplir con nuestro estilo de vida.

– Dichas metas tienen que ser alcanzables y medibles ( tenemos que saber si las logramos o no).

– Tienen que tener plazos y límites, para no alargarlas en el tiempo.

– Hay que definir también las prioridades entre unas y otras.

Esto lo podemos aplicar cuando queremos hacer una dieta o si queremos cambiar de trabajo,entre otros.

Por ejemplo, si queremos perder 5 kilos podemos hacer lo siguiente: definir qué acciones vamos a hacer, andar 3 días a la semana y cenar ligero. Vemos si lo vamos cumpliendo y en la báscula podemos ir viendo los resultados.

Un plan de acción bien establecido es importantísimo para no caer en la desmotivación. Hablaré más adelante de la motivación para lograr nuestros objetivos.

Con este post he querido explicar que muchas veces se pueden afrontar los problemas desde dentro, y que cambiando cómo nos sentimos o gestionamos las emociones  también podemos cambiar nuestro entorno. La cuestión está en saber si una situación se debe gestionar desde dentro o hay que cambiar el ambiente.

Y como veis con este artículo he intentado salir un poco de nuestra zona de confort y mirar otras opciones.

¡Muchísimas gracias por leer y hasta la próxima semana!

HAY QUE BUSCARSE UN AMANTE

BÚSCATE UN AMANTE

No es otro post de San Valentín, no dejéis de leer, os sorprenderá lo que os quiero decir.

Como siempre os dejo el video para los que prefieran escucharlo, pero no os olvidéis de mi reflexión al final

 

Muchas personas tienen un amante y muchas otras quisieran tenerlo.
Y también están las que no lo tienen, porque no quieren y las que lo tenían y lo perdieron, o decidieron perderlo.
Misteriosamente son generalmente estos dos últimos grupos los que más vienen a mi consulta para decirme que están tristes o que tienen distintos síntomas: insomnio, falta de voluntad, pesimismo, crisis de llanto o los más diversos dolores.
Cuentan que sus vidas transcurren de manera monótona y sin expectativas, que trabajan nada más que para subsistir y que no saben en qué ocupar su tiempo libre.
En fin, palabras más, palabras menos, están verdaderamente desesperanzadas.
Antes de contarme esto ya han visitado otros consultorios en los que recibieron la condolencia de un diagnostico seguro: Depresión… y la infaltable receta del antidepresivo de turno.
Yo, después de escucharlas atentamente, les digo que no necesitan un antidepresivo; que lo que realmente necesitan… ES UN AMANTE. 

BuscateUnAmante
Es increíble ver la expresión de sus ojos cuando reciben mi veredicto.
Están los que piensan: ¡Cómo es posible que un profesional se despache alegremente con una sugerencia tan poco científica! Hacen un decoroso silencio, miran el reloj esperando el final de la consulta y se retiran para siempre.
También están los que escandalizados se despiden en ese mismo momento y muchas veces tampoco vuelven nunca más.
A los que deciden quedarse les doy la siguiente definición:
“Un Amante es cualquier cosa que nos apasione, lo que ocupa nuestro pensamiento antes de quedarnos dormidos y también aquello que, a veces, no nos deja dormir. Nuestro amante es lo que nos vuelve distraídos frente al entorno, lo que nos hace saber que la vida tiene motivación y sentido”.
Un amante puede ser nuestra pareja, si nos animamos a encontrarlo allí.
En otros casos es otro alguien que no es nuestra pareja.
También podemos hallarlo en la investigación científica, en la literatura, en la música, en la política, en el deporte, en el trabajo cuando es vocacional, en la necesidad de trascender espiritualmente, en la amistad, en la buena mesa, en el estudio, o en el obsesivo placer de un hobby que nos monopoliza cada instante “suelto”.
En fin, es “alguien” o “algo” que nos perturba la conciencia al punto de dibujarnos una sonrisa al solo pensarlo apartándonos, aunque sea por un momento, del triste destino de sobrevivir.
Sobrevivir es durar y en el fondo está gobernado por el miedo a vivir de verdad. Es dedicarse a espiar como viven los demás, es tomarse la presión, deambular por consultorios médicos, tomar remedios multicolores, alejarse de las gratificaciones, observar con decepción cada nueva arruga que nos devuelve el espejo, cuidarnos del frío, del calor, de la humedad, del sol, de la lluvia y de las emociones fuertes.
Durar es postergar la posibilidad de disfrutar hoy, esgrimiendo el incierto y frágil razonamiento de que quizás podamos hacerlo mañana
Por favor no te empeñes en sobrevivir, búscate un amante!
Sé vos mismo el amante de alguien o de algo. Sé el protagonista… de tu vida.
La muerte llegará; al fin y al cabo, la muerte tiene buena memoria y nunca se olvidó de nadie.
Mientras tanto y sin dudar, búscate un amante!
Lo trágico no es morir … lo trágico, es no animarse a vivir.
La psicología, después de estudiar mucho, descubrió algo trascendental: para vivir feliz, activo, o satisfecho hay que tener un motivo.
A ese motivo lo llamo hoy un amante.
Hay que ponerse de novio con la vida y hay que amarla con la pasión de los que auténticamente están enamorados.
Búscate pues HOY…. un amante. 

Jorge Bucay

Aquellos que hayan llegado hasta el final del cuento habrán visto que no les he engañado al principio  al decir que no se trataba de un cuento sobre San Valentín.

Llevo varios post hablando de la felicidad. Empecé con “La llave de la felicidad” y las claves para conseguirla, y ahora con el cuento de Jorge Bucay quiero proponer otra acción que podemos llevar a cabo para ser más felices.

Bucay se refiere con “amante” a muchas cosas o personas, dejando el término un poco abierto para que cada uno se quede con su definición. Por esta razón, no os voy a dar mi interpretación.

Tenemos que encontrar un amante o un hobbie, algo que nos guste, que disfrutemos mientras lo hacemos. Muchos de vosotros seguro que lo tenéis, pero otros es probable que no encontréis algo que os apasione y, para aquellos que todavía no lo tienen, les insisto a buscarlo: tiene que ser algo que se os dé bien, que os guste y que casi siempre os apetezca hacerlo, algo que os llene.

El “amante” para la vida en general es muy importante, pero para los momentos malos en concreto, es esencial. Cuando la vida no nos sonríe, y vienen momentos complicados (que no sé cómo se organizan pero siempre vienen todos juntos) podemos perder la esperanza y la ilusión. Sin estos sentimientos, salir del pozo es muy difícil y se entra en un círculo vicioso del que es complicado salir. En estas épocas son cuando vamos a necesitar motivarnos con algo, ilusionarnos y alegrarnos, y aprovechar la energía que las emociones positivas nos produce para afrontar los problemas.

Presentación1

En mi caso, mi amante es este blog. Me encanta la psicología y escribir sobre ella para acercárosla a vuestra vida. De paso, suelo dar mi opinión sobre ciertos temas, (acertados o no), pero es mi forma de ver la vida. Cada visita que recibo es un estímulo, saber que alguien me lee y le interesa lo que escribo.

Llegado a este punto aprovecho para daros las GRACIAS a todos aquellos que me leéis y seguís mi blog, me da esa motivación que a veces necesito.

Espero que os haya gustado y que encontréis vuestro amante.

¡Muchísimas gracias por leer y hasta la próxima semana!

CUENCOS TIBETANOS

“La mente requiere alguna relajación, ya que no puede ser siempre su inclinación hacia la preocupación y la faena” David Hume

Hoy os cuento la importancia de descansar de los problemas y, aunque ya conté en el post sobre “El árbol de los problemas” un truco para dejarlos a un lado, esta vez quiero ir por otro camino.

Cuando se habla de descansar de los problemas, lo primero que os vendrá a la mente será la meditación, relajación, mindfulness… y un poco de esto sí que os voy a contar, a pesar de que dedicaré un post al mindfulness.

En el mundo en el que vivimos hoy,en el que la norma es no parar y la obligación llevar una vida frenética, os reiréis cuando leéis que hay que meditar y probablemente pensareis, ¿cómo voy a hacerlo si no paro en todo el día?

No os quiero proponer meditación en lugares idílicos con posturas imposibles. Lo que quiero trasmitir son algunas posibilidades que tenemos en estos días tan frenéticos.

Main

Primero os voy a contar un regalo que me hice:

Después de una semana muy estresante a la que se unía un poco de ansiedad, vi que en mi ciudad ofrecían un taller de relajación de Cuencos Tibetanos. Fue una decisión rápida, por lo que no me dio tiempo a informarme de lo que eran los cuencos tibetanos. Así que allí me presente sin saber muy bien cómo iba a ir la sesión.

Los Cuencos Tibetanos son recipientes de metal que producen un sonido y vibraciones únicas, además en plena armonía. Esto ayuda a relajarse y a entrar en un estado de tranquilidad que hace que te olvides por un rato de lo que te espera fuera.

cuencos_tibetanos

Soy una persona a la que le cuesta mucho desconectar y dejarse llevar, pero la verdad es que ese viernes conseguí relajarme ¡hasta me entro un poco sueño!

Por lo que he leído, los cuencos tibetanos tienen muchos beneficios y se utilizan incluso para la curación. De esto no os puedo hablar mucho, lo que os puedo decir es que su sonoridad provoca relajación.

Os dejo un vídeo de Youtube para que escuchéis como suenan. Muchas veces que estoy estresada o me cuesta dormir me lo pongo e intento centrarme en el sonido, alguna vez sí que ha funcionado:

Muchos me diréis que no tenéis tiempo ni sabéis a dónde acudir para realizar un taller de estos,pero os voy a proponer otra manera de relajarnos y desconectar.

Todos tenemos que comer a mediodía, por lo tanto, un día a la semana podemos prepararnos nuestra comida favorita y dedicar esa media hora a saborearla, a centrar toda nuestra atención en ella. Comer es uno de los placeres de esta vida, por lo que vamos a obligarnos a dar prioridad a esa comida por lo menos una vez a la semana.

eat-pray-love-dvd-280944_w1020h450c1cx238cy184

Con esta imagen de la película “Come, reza, ama” os quiero recalcar la importancia de estos tres verbos en nuestra vida. Con rezar no me refiero sólo cuestiones religiosas, sino a creer en algo, en un Dios, en el poder de las piedras, o simplemente tener la esperanza de que algo bueno va a llegar. Y con amar me refiero a dar cariño a aquellas personas que tenemos a nuestro alrededor que nos hacen la vida la más agradable y que sabemos que nos podemos apoyar en ellas en los momentos difíciles.

Otra opción podría ser una ducha caliente al finalizar el día. Nos obligamos a centrarnos en el agua, en disfrutar del momento. Además, esta opción nos va a ayudar a dormir mejor, pues bajaremos la activación de nuestro cuerpo y nos será más fácil conciliar el sueño.

Esto tiene muchos beneficios en  nuestra salud mental y física: reduce la ansiedad y la depresión y nos llena de energía y optimismo, entre muchísimos más.

Os invito a que un día a la semana os deis un regalo, permitiéndoos desconectar y disfrutar de ese momento. Es una forma de recargar energías para poder afrontar los vaivenes del día a día.

¡Muchísimas gracias por leer y hasta la próxima semana!