SALIR DE LA ZONA DE CONFORT ¿SI O NO?

El secreto de la felicidad no está en hacer siempre lo que se quiere sino en querer siempre lo que se hace” (León Tolstoi)

Hoy os traigo un artículo un poco controvertido. Sé que me meto en un terreno pantanoso pero, al fin y al cabo, uno de los objetivos de mi blog es dar mi opinión sobre ciertos temas. Espero explicarme bien y hacerme entender y, si no lo hago, estoy dispuesta a resolver todas vuestras dudas.

Os voy a hablar de la “maravillosa” receta que veo en todas partes para cambiar tu vida: ¡sal de tu zona de confort! Me imagino que muchos de vosotros habréis leído algún artículo o habréis visto algún vídeo. Para aquellos que no, os dejo este enlace:

El vídeo está muy bien, es muy motivador y estoy segura de que a la mayoría os ha encantado. He de confesaros que a mí cuando lo vi también me gustó.

Es curioso como este tipo de prescripciones aparecen en un momento muy complicado en España, en el que seguramente nuestra situación no dependa del todo de nosotros.

Empezaré por lo que yo entiendo como “zona de confort”. La zona de confort o zona cómoda es un sitio en el que te encuentras bien y seguro, en el que no arriesgas porque estás contento con lo que tienes (trabajo, pareja…) entonces ¿por qué recomendarte que salgas? ¿por qué  te dicen que tus sueños están fuera? Además en cuanto salgas, la nueva zona puede que se convierta again en tu zona de confort y ¿habrá que volver a salir? Siempre queriendo más de lo que se tiene, o pensando que lo que hay fuera es mejor. Yo creo que  esta forma de pensar sólo nos llevará a la insatisfacción constante.

Pero quiero que entendáis bien lo que os quiero decir. Con la frase que comienzo el post tampoco me refiero a conformarnos, pero hay que saber diferenciar ya que muchas veces no se puede hacer lo que  se quiere (y más en la situación que está el mundo actualmente), y es entonces cuando hay que querer lo que se tiene, saber sacarle el lado positivo y aceptar lo negativo, porque al final eso es la vida ¿no?

Para mí la zona de confort no es que tu jefe te grite en el trabajo o que seas infeliz al lado de tu pareja, porque de zona cómoda creo que tiene poco. En estos casos estamos ante situaciones en las que estás mal y hay que hacer algo, por lo que llamémosla zona de desconfort o zona incómoda.

Cuando estamos mal en una situación, hay que diferenciar si lo que nos hace estar mal está fuera o dentro de nosotros.

Si está dentro de nosotros, lo más seguro es que lo que nos asfixia dentro de nuestra zona cómoda nos va a asfixiar incluso más fuera de ella. Si lo que nos hace estar mal está dentro de nosotros, no va a cambiar porque cambiemos nuestro entorno, hay que tenerlo claro. De hecho, en muchas situaciones en las que la persona está mal y acude a un psicólogo, una de las primeras pautas es que se apoye en su familia y en su amigos. En estos casos, se recomienda afrontar la situación sobre un terrero firme, sin mucha incertidumbre, pues nos ayuda a recuperarnos mejor y más rápidamente. También desde esta zona se puede aprender, no es necesario salir de ella para gestionar ciertos temas. En cambio, si nos vamos de aquí, es probable que se acuse más el problema y que estemos peor que antes. El hecho de estar mal puede englobar muchas cosas: ansiedad, depresión creencias limitantes, falta de autoestima… Todas ellas creo que se deben afrontar desde una zona cómoda. Quizá en muchos casos, afrontados estos problemas, se vea que nuestra zona es la que queremos y que no necesitamos cambiar.

Cualidades-que-debe-tener-con-quien-te-casarás-13Hay que recordar que fuera de nuestra zona de confort pueden estar nuestros sueños, pero también nuestras frustraciones (y estas se pagan muy caras cuando una persona está mal). Si nos encontramos mal, nuestra tolerancia a la frustración y a la incertidumbre es más pequeña y puede que no seamos capaces de enfrentar los vaivenes de nueva nuestra zona. Lo siento por todos los gúrus, pero yo lo veo así.

Muchas veces el problema puede estar en nuestra zona de desconfort. Pongamos como ejemplo que nos hagan bullying en el trabajo. Es un caso que, por desgracia, he visto de cerca. En la situación en la que estamos ahora y teniendo una familia a cargo, uno no puede dejar el trabajo. Además, es mujer y tiene 40 años, a pesar de ser una profesional excelente ¡cualquiera la contrataría! Ella conoce bien el tema de las contrataciones. Este abuso que se produce en muchísimos sitios por desgracia, consigue que te quedes sin autoestima, que dudes de ti y que no te veas capaz de nada. Ya no por la edad que tiene, una persona con una autoestima baja es dificil que sea contratada. Entonces, en un caso así ¿qué hacemos? ¿Recetamos gratuitamente que se arriesgue a salir de su zona de confort o desconfort? ¿Le decimos que lo que tiene que hacer es salir de allí como si no se hubiera dado cuenta, sin entender que no puede? ¿Le reprochamos que qué hace ahí? O en cambio, ¿la apoyamos? ¿intentamos que vea que el problema lo tienen otras personas y que se sienta más segura de sí misma? A veces es más útil apoyar y no juzgar. Quizá así pueda ver otra parte y aguantar esta situación de otra manera, hasta que encontremos un salida. No se puede arriesgar a quedarse sin trabajo con hijos.

Sé que es un caso un poco extremo, pero muy real y que por desgracia le pasa a muchas mujeres en España cuando tienen hijos.

Pero la teoría de salir de la zona de confort también tiene su aplicación y funcionamiento en otras situaciones. Por ejemplo, cuando una persona está bien y quiere cambiar un aspecto concreto de su vida. En este caso, es muy probable que tenga que modificar ciertas conductas que impidan ese cambio que está buscando.

Para que realmente sea útil esta teoría creo que la persona tiene que estar preparada y tener un plan de acción.

descarga

Recomiendo utilizar estas pautas:

– Fijar un objetivo dividido en pequeñas metas que sean realistas y que podemos cumplir con nuestro estilo de vida.

– Dichas metas tienen que ser alcanzables y medibles ( tenemos que saber si las logramos o no).

– Tienen que tener plazos y límites, para no alargarlas en el tiempo.

– Hay que definir también las prioridades entre unas y otras.

Esto lo podemos aplicar cuando queremos hacer una dieta o si queremos cambiar de trabajo,entre otros.

Por ejemplo, si queremos perder 5 kilos podemos hacer lo siguiente: definir qué acciones vamos a hacer, andar 3 días a la semana y cenar ligero. Vemos si lo vamos cumpliendo y en la báscula podemos ir viendo los resultados.

Un plan de acción bien establecido es importantísimo para no caer en la desmotivación. Hablaré más adelante de la motivación para lograr nuestros objetivos.

Con este post he querido explicar que muchas veces se pueden afrontar los problemas desde dentro, y que cambiando cómo nos sentimos o gestionamos las emociones  también podemos cambiar nuestro entorno. La cuestión está en saber si una situación se debe gestionar desde dentro o hay que cambiar el ambiente.

Y como veis con este artículo he intentado salir un poco de nuestra zona de confort y mirar otras opciones.

¡Muchísimas gracias por leer y hasta la próxima semana!

Anuncios

6 comentarios en “SALIR DE LA ZONA DE CONFORT ¿SI O NO?

  1. Estoy totalmente de acuerdo, la verdad que no me había parado a pensar en este tema. Creo que hay que valorar lo que somos y lo que tenemos y buscar la felicidad en nosotros.

    Me apunto lo del plan de acción

    Me gusta

  2. Estoy de acuerdo contigo. El problema es que se glorifica el cambio por el cambio, y se confunde el no conformarse con mejorar. Y sobre todo como bien dices se llama zona de confort a lo que es simplemente zona de sufrimiento cotidiano.
    Un buen blog. Sigue así.

    Me gusta

  3. Enhorabuena por el post, de lo mejorcito que he leído. He estado un rato dándole vueltas al tema y quería preguntarte si en tu opinión el permanecer en la zona de confort no hace que desarrollemos menos nuestras habilidades. No solo desde el punto de vista laboral, sino también cuando nos relacionamos con otras personas. Muchas gracias!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s