LA IMPORTANCIA DE LAS CARICIAS

“Nada es más agradable que una caricia innecesaria” Alejandro Jodorowsky

Cuando somos madres y padres, lo que más nos preocupa es saber si estamos educando bien a nuestros hijos y si están creciendo felices. Siendo este un tema tan importante, he decidido dedicar este post a hablar de las caricias para un desarrollo físico y emocional saludable.

baby-390555_960_720

La caricia la entiendo como un acto positivo o negativo a través del cual se reconoce a otra persona, puede ser física, psicológica o social (a modo de reconocimiento). Las caricias son tan importantes, que es mejor recibir caricias negativas que no recibirlas.

  • Las caricias positivas son aquellas que provocan emociones y sensaciones agradables, e incitan a un comportamiento positivo.
  • Las caricias negativas producen emociones y sensaciones desagradables, e incitan a un comportamiento negativo

Desde que nacemos tenemos necesidad de hambre de comida y de hambre “emocional”, y es tan importante lo uno como lo otro para el bebé. Muchos manuales afirman que dar cariño a un niño (cogerle en brazos, por ejemplo) es malcriarlo. Sin embargo, yo creo que no pueden estar más equivocados. Por desgracia, en los orfanatos se ha comprobado cómo los bebés a pesar de estar bien alimentados, se mueren por la falta de crear un vínculo con un cuidador que le proporcione las caricias necesarias. Por lo tanto, las caricias son necesarias para la supervivencia del niño.

IMG-20140827-WA0001

Y es que tenemos que tener claro que no se maleduca a un niño sólo por darle cariño. Una similitud para entenderlo es una relación de pareja: le tienes que dar caricias positivas para que la relación se mantenga, y no pensamos en no dar caricias para que se mal-acostumbre.

Los niños a los que se les priva de caricias pueden tener problemas de ansiedad, depresión, sentimientos de venganza o de culpa. Además, cuando la necesidad de caricias positivas no está cubierta, los niños buscan caricias negativas con un mal comportamiento. Como he dicho al principio, es mejor recibir caricias negativas que no recibir ningún tipo de caricia.

Pero ¿a qué me refiero exactamente con caricias? Pueden ser de diferentes maneras:

  • Físicas: un beso, una bofetada.
  • Escucha activa: contacto visual cuando alguien nos habla, preguntar a los hijos por el colegio… (más adelante hablaré de la escucha activa). En caso de caricia negativa, no mirar a los ojos cuando nos habla una persona.
  • Reconocimiento social.

Pero lo más importante es que las caricias siguen las leyes del aprendizaje:

  • Caricias positivas incondicionales. Son aquellas que damos por lo que es la persona. La consecuencia es que el niño aprende a estar bien psicológicamente y percibirá que los padres también lo están.
  • Caricias positivas condicionales. Son aquellas que recibe después de comportarse bien, obediencia, respeto… Aprenderá a estar bien a condición de ganarse antes las caricias necesarias.
  • Caricias condicionales negativas. Si no recibe caricias positivas ni comportándose bien, pasará a tener conductas susceptibles de castigo. Aprenderá a estar mal y que los demás también estén mal.
  • Caricias incondicionales de lástima o rechazo. Si todo lo anterior falla, el niño puede que intente lesionarse para conseguir este tipo caricias. Aprenderá a estar mal y que los demás también estén mal.

Por lo que vemos lo mejor es dar caricias positivas incondicionales, y cumplen estas características:

  • Auténticas. No están contaminadas por la crítica, ni la comparación.
  • Que no sean forzadas, ya que el hecho de darlas por obligación las convierte en negativas.
  • No esperan nada a cambio.

Pero no todas las caricias tienen porque ser positivas. Las caricias negativas también pueden ser constructivas. Por ejemplo, cuando ha tenido un mal comportamiento, se puede regañar siempre y cuando la riña sea proporcional y se centre en el hecho, y no en el niño, en su persona. Asimismo, una caricia positiva puede ser mala cuando se refuerza un mal comportamiento.

¿Cuándo deben darse? De inmediato, de lo contrario pierden efectividad, ya que las caricias están condicionadas por el ambiente.

¿Y cuántas? Cuanto más pequeño es un bebé, más necesidad de caricias tiene. También influye la personalidad, hay niños que necesitan más caricias que otros. Por último, pero no menos importante,  cuando los niños hacen lo que se espera de ellos necesitan recibir caricias, de lo contrario se sienten traicionados.

9b9ff3bda05ca9d3d1f1fb5399217cb6

Debemos dárselas a pesar de tener creencias como: “No se la doy para que no se duerma en los laureles” “Para que no sean engreídos” o “Fulanito lo ha hecho mejor”

Las caricias no sólo son parte del mundo de los niños, sino también del adulto, por lo que más adelante haré un artículo para los adultos.

Para todos aquellos que quieran profundizar en el tema, el libro que explica este contenido es JOSÉ ANTONIO SAN MARTIN Relación profesor-alumno Caminos para su mejora desde el AT. Editorial CSS Madrid, 2010.

¡Muchísimas gracias por leer y hasta la próxima semana!

Anuncios

2 comentarios en “LA IMPORTANCIA DE LAS CARICIAS

  1. Muy interesante el post, me gusta mucho esta temática infantil
    Me gustaría preguntarte si los maestros también deben “ejercer la caricia” como puede ser a través de la escucha activa, o el tema de la caricia es más de tipo familiar?

    Me gusta

    1. Claro, la caricia se puede ejercer en todos los ámbitos. En cada contesto es diferente, pero tiene la misma función. Haré un post de las caricias en los adultos, para que tengáis una visión más completa del tema. Muchas gracias por comentar 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s