CÓMO CONSEGUIR QUE LOS HIJOS OBEDEZCAN

“No hagas por los niños lo que puedan hacer por sí mismos” Rudolf Dreikurs

Actualmente no existe el modelo de autoritarismo con el que nos encontrábamos antiguamente, en el que no había otra opción a parte de la obediencia. Hoy en día domina un estilo más demócrata en el que el diálogo tiene un papel principal. Conocer y manejar los límites del diálogo entre padres e hijos es un reto con el que nos encontramos en el día a día.

Con estos factores, casi todos los padres (por no decir todos) se encuentran alguna vez con la situación de que sus hijos no les obedecen.

La mayoría de los padres quieren que los hijos tengan responsabilidades, colaboren en casa, y que en futuro sean personas independientes y que se valgan por sí misma. Una responsabilidad, que casi siempre y lógicamente se aplica, es la de mantener su habitación recogida.

habitacion-recogida_689694

Pero, ¿cómo conseguir que asuman esta responsabilidad?

Como casi todo en el caso de los niños, cuanto antes empiecen a interiorizar que el orden del cuarto (sí, parece que este ejemplo me va a dar para todo el post) es su responsabilidad, mejor.

Para que un/a niño/a haga una tarea, lo primero que hay que hacer es enseñarle a hacerla con tiempo y paciencia. No podemos pretender que haga algo (por mayor que sea) si no le hemos enseñado cómo se hace. Nadie nace aprendido.

Puede ser una buena idea, dividir el cometido en pequeños quehaceres para que según interioricen y dominen uno, empecemos con otro. De esta manera, se verán capaces de hacer pequeñas labores, lo que les motivará, y evitaremos que se frustren al ver una tarea muy laboriosa.

Por supuesto, hay que hacer los pequeños quehaceres siguiendo un orden lógico; y sin terminar una labor, no empezar con la siguiente.

Una vez que conozca qué tiene que hacer y cómo, deberemos tener paciencia y darles el tiempo necesario para que lo realicen. Con esto quiero decir que, hay que mandar que se realice la tarea con el tiempo suficiente.

¿De qué manera dirigimos la orden?

Recomiendo no repetir muchas veces la orden, no más de tres. Asimismo, evitar las amenazas, sobre todo aquellas que no vamos a cumplir. Es mejor dar la orden orientándola a la consecuencia positiva que traerá el hecho de hacerla. “Cuando recogas la habitación, podremos ir al parque”

Expresar de manera clara y dividiendo el encargo. Si tienen la habitación como una leonera, y además suelen tenerla así, llega un día que los padres se cansan de esa situación. Ordenar que se recoja la habitación con un “¡Recoge tu habitación!” no va a ser útil, puesto no va a saber por dónde empezar. Habrá que guiarles en que hagan la cama, recojan la ropa, después los juguetes… De esta manera, sabrán por dónde comenzar.

51838_foto_43209

Muchas veces no hacen caso y podemos perder los nervios. Aún así, aconsejo mantenernos firmes y siempre tratar con respecto a los hijos. Si nos comportamos de manera desproporcionada: gritándoles, castigándoles duramente y de manera repentina, sin tener proporción con el hecho… nos puede invadir el sentimiento de culpa. Desde el sentimiento de culpa no vamos a poder ejercer la autoridad. Además, al sentirnos mal, por lo que hemos hecho sin una razón de peso, terminaremos cediendo en su rabieta.

dt.common.streams.StreamServer

Si tenemos varios hijos, lo ideal es dividir las funciones entre estos y dirigirnos personalmente a cada uno de ellos diciéndoles qué tienen que hacer. Si damos una orden y no nos dirigimos a nadie, la responsabilidad se evade. Por ejemplo, “Fulanito recogerá la mesa y Menganita barrerá la cocina”

Una vez que han aprendido a realizar la labor, queremos que continúen haciéndola y para eso necesitamos reforzarlos positivamente. Lo mejor son las recompensas sociales, diciéndole: ¡has recogido bien tu habitación!

También existen las tablas de recompensas para los niños, en las que se van consiguiendo puntos y al final de la semana se pueden canjear por algún privilegio. Más adelante hablaré de esto ;).

No hay que exagerar tampoco en esta recompensa, han hecho bien la cama, sólo eso. Según vayan haciendo suya esta responsabilidad, deberemos ir retirando esta recompensa.

Espero que os haya gustado. Y aunque en muchas ocasiones escribo pautas básicas, a veces las olvidamos.

¡Muchísimas gracias por leer y hasta la próxima semana!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s